Haciendo justicia a Leonardo da Vinci

Ennio Bucci Abalos
Licenciado en Teoría e Historia del Arte y Estética
Miembro de la AICA


Leonardo da Vinci (1452-1519) fue el hijo ilegitimo del notario Piero da Vinci y de una campesina, Caterina quien lo educó con cariño  y esmero en su niñez.

Leonardo es una de las figura más trascendentes de la historia del arte, cuando evocamos su figura siempre nos aporta y nos hace descubrir nuevas ideas y nociones frente al arte.

Me quiero referir a un hecho que es injusto a la magnitud de su genialidad. Leonardo en su adolescencia ingresa a la edad de catorce años al taller de Andrea del Verrocchio, allí comenzó su aprendizaje como pintor. De esta época son sus obras “Bautismo de Cristo” y “La anunciación”.

En el taller de Verrocchio como era usual la vida entre adolescentes, ocurría con juegos, carreras y bromas, era una vida familiar.

Leonardo no se va a librar de uno de los sentimientos más ruines y nefastos que pueda anidar el alma humana, la envidia.

Hubo una mala intención cuando se le acusa a Leonardo de conductas homosexuales o que abusaba de jóvenes, Leonardo fue llevado a juicio por esta acusación, no se pudo comprobar nada y salió libre de toda culpa, pero la maledicencia surgió su efecto quedando por este hecho injusto estigmatizado por siglos en la historia del arte.

Volviendo a su ser genial y creativo Giorgio Vasari , uno de los primero historiadores del arte del renacimiento señala lo siguiente respecto a Leonardo: “los hombres vieron esto, poseía gran fuerza personal combinada con la destreza y un espíritu y un valor invariablemente regios y magnánimos” (1)

Leonardo en su ser inquieto entre sus múltiples cualidades era un agudo observador de la naturaleza, todo atraía su atención, por eso muchas veces dejo obras inconclusas o no terminadas como “El retrato de Isabel de Este” o el cartón de “La adoración de los magos” pues a menudo cambiaba el interés en los objetos de su atención.

Quiero cerrar este comentario que hace justicia a Leonardo con la exposición que se presentara en la National Gallery de Londres en noviembre del 2011 que concentró 60 obras del artista y que fue un aporte ya que se exhibieron obras de su faceta como dibujante y pintor mostrándose obras poco conocidas como “La virgen de la rueca” o “Virgen con niño y con gato” (2)

Con esta muestra una vez más este hombre universal del renacimiento italiano nos sorprende con su observación aguda y certera del universo, el hombre y la historia.

Notas 1. Giorgio Vasari, “vida de pintores. Escultores y arquitectos” . Editorial Jackson 1963
Nota 2. Descubrir el arte. Noviembre, 2011.