SANDRO BOTTICELLI VISITA EL CENTRO CULTURAL DE LA MONEDA.

Ennio Bucci Abalos
Licenciado en Teoría e Historia del Arte y Estética
Miembro de la AICA


Con motivo de celebrarse 10 años de la fundación del Centro Cultural Palacio de la Moneda se exhibió una obra de uno de los principales exponentes de la Escuela Florentina Alessandro di Mariano Filipepi conocido como Sandro Botticelli (1445-1510). Nació en una familia de artesanos. Su formación como artista comenzó en el taller de Fra Filippo Lippi (1406-1469).

Maestro que se destacó por el uso de la perspectiva arquitectónica, el uso del color y la concepción del espacio en su obra plástica.

Botticelli vivió en Florencia en una de las ciudades italianas más importantes del siglo XIV, Florencia. En esa época se destacaba como una de las Repúblicas del Norte de Italia que había desarrollado una importante producción textil, comercial y bancaria.

Botticelli fue uno de los artistas privilegiados que vivió bajo la protección y mecenazgo de la familia Medicis, específicamente de "Lorenzo il Magnifico"; protector de las letras, las artes y la poesía. Bajo su gobierno se impulsó el Humanismo como forma nueva de comprender el cosmos, influida por la filosofía neoplatónica Botticelli pinto importantes obras como: "El Nacimiento de Venus" cuya modelo fue una de las mujeres más hermosas de Florencia, Simonetta Vespucci a quien Botticelli profesaba especial admiración. Otras obras como: "La Consagración de la Primavera" y la "Adoracion de los Magos" todas obras que para quienes admiren la obra de este artista las pueden visitar en la Galleria di Uffizi en Florencia.

La obra que se presenta en el CCPLM "Virgen con el niño y seis ángeles" de la colección Galleria Corsini Florencia Italia es un significativo ejemplo de la temática de las Madonnas. Una composición bien lograda siguiendo los principios de la proporción aurea; la virgen y el Niño ocupan el primer plano; el uso de los colores rojo del vestido y el manto azul de la virgen, más el fino tratamiento de los drapeados dan cuenta de la maestría de Botticelli en el uso del color y el dibujo acabado que construye la figura.

Los seis ángeles distribuidos simétricamente; y los dos ángeles de la parte superior que sostienen la corona sobre la cabeza de la virgen y el paño rojo dan magnificencia de la composición del cuadro y el tratamiento de los rostros en diferentes actitudes dan la sensación de movimiento. Si bien es cierto que es una sola obra la que se exhibió en el CCPLM. fue una oportunidad visual que tuvo el público de Santiago de tener una aproximación a la obra de Botticelli y comenzar a conocer la obra de este importante artista del Renacimiento Italiano.