Antecedentes históricos y aportes de las galerías de arte en Chile al desarrollo y difusión del arte en la plástica nacional

Ennio Bucci Abalos
Licenciado en Teoría e Historia del Arte y Estética Miembro de la Aica


En el siglo XIX, la República de Chile, superada las instancias de las guerras de la emancipación por la separación en el orden social político y económico de la península hispánica, va a comenzar a vivir un momento de estabilidad política bajo el periodo de los llamados decenios. Es así como nuestras autoridades comienzan a tomar conciencia de que la ciudadanía debía formarse y educarse.

Fue a mediados de la década de 1880 cuando las autoridades se comenzaron a preocupar por el desarrollo de las artes y las letras, y en el decenio del gobierno de Manuel Bulnes (1841 -1851) donde comenzaron a dar un incentivo al desarrollo de la cultura y fomentar la educación.

De esta manera, el modelo que se tomó en las exhibiciones de pintura que comenzaron a venir a Chile fue el modelo francés. Con esto se crea el Museo Nacional de Bellas Artes en 1849 y el gobierno busca un director para dirigir. Además de la creación de este nuevo espacio que recibirá lo más selecto del arte nacional, se invita al francés Raimundo de Monvoisin, quien con su llegada a Chile trae los primeros cuadros de tendencia Neoclásica.

Es así como el 4 de Marzo de 1843 se realiza la inauguración de la primera exposición de arte del país en el salón de la ex Real Universidad de San Felipe, muestra que tuvo gran éxito en París. En esta oportunidad se expusieron obras como Sesión 9 Thermidor, Ali Baja Visir de Janina, la Bella Vasiliki, Eloisa en el sepulcro de Abelardo.



Monvoisin, Alí Bajar Visir de Janina (1832)

Un segundo antecedente lo constituyen las gestiones que hizo Pedro Lira secundado por algunos amigos cuando creó la sociedad anónima llamada la Unión de Artistas de la cual formaron parte Pedro Lira, Ramón Subercaseaux, Manuel Rengifo, Gregorio Mira, Alfredo Valenzuela Puelma y Onofre Jarpa.
El llamado salón de la Unión de artistas se inauguró el 15 de Noviembre de 1885 y es un antecedente significativo en la difusión de la plástica nacional.



Alfredo Valenzuela Puelma, Coquetería (1890)


Durante el siglo XIX la institución de los Salones se fortalece, expone y triunfa en ellos el ideal de alcanzar en vida la consagración, y en la década del 30 comienza a funcionar la sala de exposiciones del Banco de Chile (1937) cuyo tipo de muestras eran de un carácter tradicional en cuanto expresiones artísticas. Se suceden en esta sala muestras de Carlos Dorliac, Pascual Gambino, Marco Antonio Bontá, Hardy Wistuba, entre otros.

En la década del 40, terminada la segunda Guerra Mundial, las exposiciones de pinturas, grabados, dibujos y esculturas se comienzan a realizar en los institutos binacionales como por ejemplo el Chileno norteamericano, Chileno francés y Chileno británico.

En lo político se ha llegado a una estabilidad social e institucional, se han superado los conflictos sociales de la década anterior, durante el Gobierno de Arturo Alessandri Palma y surge el advenimiento del gobierno del Frente Popular con la figura de Pedro Aguirre Cerda, donde se instaura la llamada Pax Radical.



Hardy Wistuba, Amanecer en Duao (1996)
El país entra en una etapa de progreso en los aspectos, económico, social y cultural, y es en esta década donde quiero destacar la presencia de la galería Pinacoteca Turina que fundara Isabel Antonieta Turina quien originalmente comienza a trabajar en la fábrica de biselados, espejos y marcos llamada La Nacional que funcionara en Punta Arenas y Osorno.
En 1942 se traslada a Santiago y funda la galería que comenzó a funcionar en la calle Moneda 864 en un amplio local llegando hasta la iglesia de las Agustinas. En 1962, por demolición de los locales, se traslada a la calle Huérfanos 686, promoviendo y difundiendo la obra de artistas de trayectoria en la plástica nacional.
Expusieron en sus salas artistas como Manuel Casanova Vicuña, artistas de la generación del 28 como Ana Cortés, de la generación del 40 como Fernando Morales Jordan, Carlos Pedraza, Sergio Montecino y los acuarelistas Hardy Wistuba e Israel Roa.



Israel Roa en su taller (1950)


La labor de la galería Pinacoteca Turina fue significativa y sostenida en el tiempo de una trayectoria de 53 años desde 1942 a 1995, lo que constituye un hito para la historia del galerismo en Chile.

En 1945 se abrió la sala del Pacífico que funcionaba en los subterráneos de la librería del Pacífico donde se exhibían obras de artistas como Camilo Mori, Sergio Montecinos, Victor Carvacho, Mario Carreño y Waldo Vila. Por esos años también funcionó la sala Le Caveaux en el subterráneo de la librería donde se realizaban exposiciones de la generación del 28.

En 1948 se creó la sala Negra ubicada en la parte subterránea de la tienda Los Gobelinos, esta sala se mantenía con la venta de la revista Proarte que llego a tener un tiraje de 20.000 ejemplares y promovía a artistas de la Generación del 40.

En este periodo comenzaron a surgir pequeñas galerías como la Galería Dédalo que se inauguró con una muestra de surrealistas chilenos con la participación de obras de Matta y el escritor Braulio Arenas. Un segundo proyecto de galería fue el realizado por Carmen Waugh quien fundara su galería en el año 1955. La historia de este espacio se inicia en un primer momento como una tienda de marcos que posteriormente va a funcionar como Galería de Arte.
Se va inaugurar esta con una exposición colectiva con la participación de los artistas Mario Toral, José Balmes, Gracia Barrios, Ricardo Irarrázabal, Carmen Silva y Nemesio Antúnez.



José Balmes, Proyecto para un retrato (1967)
En la década del 60 la escena de las galerías de arte cambian, se asientan las mayorías de ellas en el casco fundacional de la ciudad de Santiago, en el perímetro del cerro Santa Lucía, Parque Forestal y Museo Nacional de Bellas Artes.
En el año 1968, el galerista Fidel Angulo funda su galería en la calle Victoria Subercaseaux, al costado del Cerro Santa Lucía. Esta galería céntrica promueve la obra de artistas de la Generación del 40 y generaciones posteriores, artistas como Sergio Montecino, Augusto Barcia, Ximena Cristi, Mireya Larenas e Israel Roa. Eran artistas consagrados donde se priorizaba como temática el paisaje, la naturaleza muerta y el retrato, privilegiando la “estética del cuadro”.



Sergio Montecino, Rastrojo (1994)
Va a ser en la década del 70 donde la actividad del galerismo en Chile pasa a manos de particulares y comienza a desarrollarse con más fluidez un comercio del arte nacional. En esa misma década se funda la Galería de Bolsillo en Providencia a cargo de Luz Pereira y trasladándose posteriormente a la calle Santa Lucía con el nombre de Galería CAL (Centro de arte Latinoamericano), se trata de la primera galería que comenzó a trabajar con artistas jóvenes que tenían una propuesta experimental en torno al arte, creándose a su vez un espacio de reflexión estética.
Su línea de exhibición consideró a los artistas jóvenes de la época como Carlos Altamirano, Juan Domingo Dávila, el poeta Raúl Zurita y el Premio Nacional de Arte, Eugenio Dittborn. Artistas de vanguardia que darían origen a los futuros colectivos de arte de nuestro país.



Eugenio Dittborn, Pintura aeropostal N°152
Por su parte, la Galería Bucci, fundada por el inmigrante italiano Enrico Bucci en el mes de mayo 1975, ubicada en pleno barrio histórico de Santiago a los pies del cerro Santa Lucía se inaugura con una exposición emblemática: Homenaje al Norte Grande, con la participación de artistas de trayectoria académica en la plástica nacional como el Premio Nacional de Arte Israel Roa, el acuarelista Hardy Wistuba, Fernando Morales Jordan y el sacerdote jesuita Gustavo Le Paige con sus pinturas de África y San Pedro de Atacama.
La Galería Bucci, en diciembre de 1978, funda una sede en la ciudad de Arica inaugurándola con una colectiva de artistas con la participación de Braulio Arenas, un dibujo de Claudio Bravo, Israel Roa, Sergio Stitchkin, micropinturas de Ramón Vergara Grez y Pablo Vidor.



Ramón Vergara Grez, Indoamericalatina (1996)
La presencia de Galería Bucci en la nortina ciudad de Arica fue de cinco años promoviendo a los artistas nacionales y realizando exposiciones de pinturas a través de convenios con las Universidades de Chile y del Norte en las sedes de las ciudades de Arica, Iquique y Antofagasta.
En la década del 70 el galerismo ya comenzaba a ser tomado por empresarios particulares quienes querían apostar, difundir y generar instancias de comercialización en torno al arte. A raíz del crecimiento económico que comienza a vivir el país a partir de los años 80 se produce un auge de intereses particulares que trabajan tanto para difundir y comercializar el arte, como para generar nuevas corrientes de pensamiento estético.
En este periodo las galerías se ubican en barrios como Bellavista, donde funcionaban las galerías La Fachada, El Cerro, La casa Larga - antigua galería de Carmen Waugh que comenzó a funcionar con ese nombre desde el año 1986 cuando la galerista retorno al país - y los Arcos de Bellavista, galería que funcionaba bajo la dirección de la escuela de Artes de la Universidad Católica de Chile. En Providencia funcionan las galerías Sur y Plástica 3, en la Plaza Mulato Gil, en el barrio Lastarria, se genera un importante centro cultual con el Museo de Artes Visuales, la casa de Restauración de Miguel Campos Larenas y el funcionamiento de galerías como Arte Actual y de La Plaza.
En la década del 90, las galerías se trasladan al barrio de Vitacura con un proyecto más sólido de galerías, donde existe la necesidad de crear espacios de exhibición amplios, donde se construyen espacios pensados en una arquitectura para la exhibición de obras de arte. Estos son los casos de galería Isabel Aninat y Artespacio, destinada a la difusión de esculturas contemporáneas.



Galería Isabel Aninat


Galería Artespacio
En el año 2000 se crean las galerías Animal, Ana María Stagno, Malbourough, Cecilia Palma, Ana María Matthei, y las galerías 13, La Sala, Praxis y Artium, generando de este modo un centro importante donde las galerías van a dedicar sus esfuerzos a la venta y comercialización de obras de arte.

GALERISMO VIRTUAL Y FERIAS DE ARTE
En la década del 2000 las galerías comienzan a entrar en una dinámica más pujante producto del auge y desarrollo de la tecnología, muchas galerías optan por comenzar a trabajar con sus artistas de forma online, creando, de esta manera, una nueva instancia de difusión de la obra plástica.
Las galerías virtuales han reemplazado los espacios físicos para posicionarse de otra manera, estas se vinculan con las redes sociales, se organizan, presentan a sus artistas a través de exposiciones en sus espacios virtuales, atienden las demandas de sus artistas - quienes solicitan exponer en sus espacios - los promueven con su público comprador, toman contacto con la prensa y los medios de comunicación para tener presencia en el medio plástico nacional.
¿Cuál es la dinámica de las galerías virtuales? La galería está disponible a cualquier hora, se puede conocer desde cualquier lugar y se desplaza hacia el artista, director de museo, crítico y/o coleccionista, visitándolos en sus espacios de trabajo, siendo esta a la vez, una ventana abierta al público y quienes siguen a sus artistas gracias a la rapidez y fluidez del acceso a la actividad de la galería.
Esta es una nueva manera de operar de tomar contacto con el público interesado en el arte, es una nueva manera de funcionar, que no anula para nada la práctica tradicional del galerismo que trabaja en sus espacios físicos, ya que ambos se pueden complementar dando muy buenos resultados.

Ferias de Arte.



Bienal de Venecia 2017
A raíz de la apertura en las relaciones sociales y comerciales del mundo contemporáneo, se ha desarrollado un galerismo más agresivo donde se han roto los límites territoriales y regionales. Los galeristas que están posicionados en el medio participan en bienales y ferias de arte, así tenemos La Bienal de Venecia en Italia, la Bienal de Sao Paulo en Brasil, la Feria Arco Madrid en España, Art Cologne, Fiac Paris en Francia, Art Basel Miami y The Armony Show en Nueva York.

En América Latina también se ha organizado el galerismo participando en ferias como Cha.co en Chile, organizada por las directoras de Galeria Afa, Arte Ba en Argentina, Arte Bo en Colombia y Arte Lima en Perú.
Esto permite un intercambio importante de contactos al colocar artistas en el extranjero y la participación en seminarios, ponencias y debates que se organizan en estas ferias sobre diversas problemáticas del arte. De esta manera, se genera una dinámica enriquecedora con la participación de galeristas, artistas, coleccionistas de arte y público en general.

GALERIAS VIRTUALES EN SANTIAGO

En Santiago destacan 3 espacios de arte que funcionan solo de manera virtual.


Arte al Límite

A.A.L es un medio de difusión especializado en arte contemporáneo a través de 3 formas o plataformas principales: 1) Una página web donde se difunde la actividad artística en Chile y en Latinoamérica.
2) La publicación de revistas especializadas donde se difunde la obra de artistas nacionales e internacionales. 3) La editorial de libros donde se exponen artistas de forma más segmentada y por temáticas.


Galería Montecatini
La galería Montecatini es una de las pioneras en las plataformas digitales online, su labor principal como galería virtual ha sido promover y difundir artistas contemporáneos de Chile en el extranjero.

Un hecho significativo en relación a esta galería ha sido que en el año 2000, en el Primer Concurso Nacional de Fondos Promoción de Prochile, la Galeria Montecatini se adjudicó un programa de exportaciones cuyo objetivo principal era promover artistas contemporáneos de la VII Región y a su vez posicionar a Chile en otros mercados promoviendo a sus artistas. Esta iniciativa consideró 4 Exposiciones en Costa Rica, Nueva York, Jamaica y Miami en Galería Durban.


Galería Bucci
La Galería Bucci funcionó en sus espacios de 4 locales de la calle Huérfanos 526 en pleno barrio histórico de Santiago a los pies del cerro Santa Lucía hasta mayo de 2003 cerrando sus espacios en forma definitiva.
Fue así como comenzó a germinar la idea de una galería virtual conectada con el ciberespacio como un laboratorio de ideas y propuestas artísticas.
En mayo de 2006 se lanzó el proyecto de Galería Bucci virtual con la presencia de 38 artistas que promueve en Chile y el extranjero, sosteniendo una línea de “exhibición abierta” y centrándose en la obra de artistas innovadores con propuestas inéditas, apoyando a artistas consagrados de nuestro medio nacional y artistas jóvenes.
Es un espacio de exhibición virtual donde desarrolla el comercio del arte, un espacio de reflexión estética y está preocupada de difundir el arte nacional, ya que considera que es este un valor trascendente de nuestra cultura e identidad nacional.